El concepto de la libertad –El Impuesto Único – nº 68 – Agosto 1917

La libertad, como la esclavitud, la pobreza, la depravación, la belleza, etc., es uno de aquellos conceptos que los hombres han idealizado, y le han aplicado un nombre con el objeto de usarlo con mayor facilidad en el lenguaje. No creo sea capaz de una definición. Como los elementos simples de la química, que no son compuestos de otros elementos, el concepto de libertad no es un compuesto de conceptos más simples. Pero como todas las cosas abstractas, debe significar una condición –la condición en la cual un hombre ejerce sus facultades sin que otro intervenga o se lo impida. La libertad, en su significado más amplio comprende todos los poderes o condiciones de un hombre que pueden ser afectados por la actividad o la vida de otros hombres. Vida, libertad, propiedad, consideradas como la posesión de un hombre, y las leyes que tendrían que gobernar y dirigir a los hombres en sus mutuas acciones respecto a la vida, la libertad y propiedad, deben ser determinadas por la ciencia de la política. Continúa leyendo El concepto de la libertad –El Impuesto Único – nº 68 – Agosto 1917

Las desventajas del actual sistema de impuestos – El Impuesto Único – nº 56 – Agosto 1916

 

Continúa leyendo Las desventajas del actual sistema de impuestos – El Impuesto Único – nº 56 – Agosto 1916

¿El jornal mínimo o el impuesto sobre el valor del suelo? – El Impuesto Único – nº 26 – Febrero 1914

Cuando una cuestión como la del «jornal mínimo» surge en el terreno de la polémica, todo el mundo se asombra ante la declarada actitud de aquellos que oponen, como alternativa, la cuestión del impuesto sobre el valor del suelo. No hay duda alguna que tal actitud requiere cierta explicación, y yo me propongo en las presentes líneas explicar este asunto. Continúa leyendo ¿El jornal mínimo o el impuesto sobre el valor del suelo? – El Impuesto Único – nº 26 – Febrero 1914

Fairhope, la Colonia del Impuesto Único – Emile Armand en “Formas de Vida en Común sin Estado ni Autoridad”-

«Queremos hacer una realidad de las buenas teorías». A menudo se oye decir: En efecto, es una teoría que parece buena, pero temo que sea imposible en la práctica. Esta es una observación absurda en sí misma, pues una teoría verdaderamente buena debe ser realizable, pero la mejor prueba de su vitalidad es ensayarla. De ahí nuestra divisa. De ahí también esta última: «Y nosotros lo hemos conseguido» Continúa leyendo Fairhope, la Colonia del Impuesto Único – Emile Armand en “Formas de Vida en Común sin Estado ni Autoridad”-

Los derechos naturales y el Impuesto Único – El Impuesto Único – nº 77 – Mayo 1918

I

Los derechos naturales

Las cosas materiales, intelectuales y morales, sobre las cuales todos los ciudadanos tienen derechos primitivos iguales, por el hecho mismo de ser hombres, las cosas que subsisten, haga el hombre lo que quiera, no deben permanecer indefinidamente, por vía de herencia, en manos de algunos; en nombre de la justicia eterna, todos tienen derecho a ellas. Continúa leyendo Los derechos naturales y el Impuesto Único – El Impuesto Único – nº 77 – Mayo 1918

McDonald’s, negocio de hamburguesas o…

Robert Kiyosaki, Sharon L. Lechter, Rich dad Poor dad, Hachette Book G, 2009.

En 1974, Ray Kroc, fundador de McDonald’s, fue invitado por la Universidad de Texas, en Austin, para dar una conferencia a la clase de MBA. Un buen amigo mío, Keith Cunningham, era estudiante de aquella clase. Después de una charla potente e inspiradora, la clase fue aplazada y los estudiantes preguntaron a Ray si quería unirse a ellos para tomar unas cervezas en su lugar favorito. Ray aceptó amablemente.

“¿En qué negocio estoy?”, preguntó Ray una vez que el grupo tenía sus cervezas. Nadie respondió, así que Ray repitió la pregunta: “¿En qué negocio creéis que estoy?

Los estudiantes rieron de nuevo, y finalmente un valiente respondió: “Ray, todo el mundo sabe que usted está en el negocio de las hamburguesas.”

Ray se rió a carcajadas. “Eso es lo que pensé que diría”. Hizo una pausa y después rápidamente dijo: “Señoras y señores, yo no estoy en el negocio de las hamburguesas. Mi negocio son los bienes raíces.

Keith dijo que Ray pasó bastante tiempo explicando su punto de vista. Ray sabía que el foco principal de su negocio residía en vender franquicias relacionadas con las hamburgueserías. Sabía que el inmueble y su localización son los factores más importantes en el éxito de la franquicia. Básicamente, la persona que compra la franquicia también está pagando por la tierra que se encuentra bajo la franquicia de la organización de Ray Kroc.

Hoy McDonald’s es el mayor propietario individual de bienes raíces del mundo, posesiones que superan incluso a las de la Iglesia Católica. Hoy McDonald’s posee algunas de las intersecciones y esquinas más valiosas de las calles americanas, así como de otras partes del mundo.

Artículo traducido. Original: http://narimanhb.com/2010/09/07/mcdonalds-making-hamburger-or/

El trabajo y la tierra

«Creemos que el primer deber del Estado es el procurar trabajo. En esto no hará aquél otra cosa que imitar a la Naturaleza, la cual espléndidamente provee al hombre de cuanto le es indispensable para satisfacer sus necesidades.» Esto dicen los políticos que se consideran más radicales.

¿No hay algún error de observación en esas palabras? ¿Y no dimanará de ese error una corriente de pensamiento que conduce a buscar los remedios de la miseria donde no están y, por consiguiente, donde no ha de encontrárselos ni país alguno los ha hallado? No es exacto que la Naturaleza provea ni haya provisto jamás a las necesidades humanas: permanece impasible ante las miserias y desnudeces del hombre; quien provee es el trabajo. Nuestro personal esfuerzo es el que arranca a la Naturaleza los medios de satisfacer nuestras hambres, de cubrir nuestros miembros, de fabricar un albergue contra las inclemencias de la propia Naturaleza. Continúa leyendo El trabajo y la tierra

El ocaso de un pueblo – El Impuesto Único – nº 123- Marzo 1922

Como todos los de Vizcaya y aun muchos de España, es el pueblo de X un pueblo pintoresco y atractivo por lo demás.

Salpicado profusamente de fábricas hirvientes, majestuosos palacios, coquetones chalets, casas señoriales de rancio abolengo, el viajero distraídamente lo contempla desde el tren, adivina en seguida, bajo la engañosa tranquilidad de efímeros momentos, ese régimen inmoral de servidumbre propio de los pueblos modernos donde la ociosidad regalada y prepotente de los unos hace convivir con la extrema indigencia de los otros. Continúa leyendo El ocaso de un pueblo – El Impuesto Único – nº 123- Marzo 1922

El socialismo y el derecho de propiedad – El Impuesto Único – nº 66 – Junio 1917

Muchos piensan que el hombre se libraría de su miseria se perdiera el instinto de propiedad, o como ellos dicen, si se aboliera el derecho de propiedad individual.

En algo aciertan; pero en mucho yerran Continúa leyendo El socialismo y el derecho de propiedad – El Impuesto Único – nº 66 – Junio 1917

Cómo Evitar la Tercera Guerra Mundial

Deuda, Depresión y la Crisis Final del Capitalismo

Fred Harrison

Bajo las condiciones culturales del presente, una guerra mundial es el resultado lógico. No estoy pronosticando cual sería el momento o el disparador de este evento ni de qué manera se desarrollará la siguiente guerra mundial. Sin embargo, tanto la evidencia histórica como el marco teórico que desarrollaré llevan a la conclusión de que un levantamiento violento de proporciones mundiales es la consecuencia necesaria de la dinámica fundamental del sistema capitalista. ¿Qué causa las guerras mundiales? Mi tesis es que un evento de tal escala se produce cuando la principal fuerza impulsora del orden dominante no puede actuar. Como consecuencia, debe encontrar nuevas formas de expresarse para proteger sus intereses vitales. Si el sistema social está físicamente impedido para lograr su objetivo primordial debe recurrir a formas más agresivas, más violentas de afirmación.
¿Cuál es la fuerza impulsora que estalla en violencia militar? Podemos encontrar la respuesta a esta pregunta desde dos posiciones. Primero, observando el resultado que se busca con la guerra. O bien volver al inicio y analizar las tendencias que convergen en la declaración de guerra. Las guerras son casi exclusivamente para adquirir territorios. Usualmente los territorios no se buscan tanto por el espacio físico como por los recursos que pueden ser extraídos de ellos, que se traducen en forma monetaria. El dinero representa la renta de esos territorios. Tanto la elite terrateniente como los estados-nación buscan esas rentas. Rastreando hacia atrás en el tiempo, podemos preguntar: ¿Que nos dice esto de los posibles orígenes de un conflicto? Podemos retrotraernos a las condiciones históricas que precedieron a un conflicto militar para analizar las fuerzas sociales que presumimos contribuyeron al estallido de la guerra. En teoría política se asume hoy que la guerra es la política por otros medios. El historiador aclara hechos complejos y llega a conclusiones acerca de los motivos que condujeron a un conflicto violento. A veces las explicaciones son simples y no se las refuta. Otros hechos son complejos y sus explicaciones siguen siendo controvertidas. Desde mi punto de vista, la causa principal de las guerras es la falta de respeto por los derechos de otros al acceso y uso de la tierra. Sin importar los hechos asociados con los conflictos militares, el empuje subyacente es el deseo de una minoría de buscar una desigual participación de la renta del suelo o de las rentas producidas por otras sociedades. Consideraré esta hipótesis para el caso de las dos primeras guerras mundiales.
Continúa leyendo Cómo Evitar la Tercera Guerra Mundial